Evo Morales, último aliado de Maduro en la región, toma distancia

Hubo un tiempo en el que el chavismo era un activo al hacer campaña en América Latina, pero esos tiempos parecen lejanos ahora. Uno por uno, los aliados de Venezuela comenzaron a dar vuelta a la página para distanciarse del régimen de Nicolás Maduro, condenado por la mayoría de la comunidad internacional. El candidato de izquierda derrotado en Brasil, Fernando Haddad, dijo que el gobierno venezolano “no es democrático”. A su vez, el candidato de izquierda vencido en Colombia, el ex guerrillero Gustavo Petro, no solo aseguró que Maduro es un “dictador”, sino que también “mata”.En los últimos días y cuando faltan tres meses para las elecciones, la izquierda uruguaya abrió un debate sobre el apoyo a Venezuela, después de las declaraciones del ministro de Economía y líder de la corriente moderada del oficialismo, Danilo Astori, las cuales fueron respaldadas por el candidato oficialista Daniel Martínez y el ex presidente José Mujica.

El último en sumarse a la fila ha sido el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien no fue a la última edición del Foro de Sao Paulo, que se celebró en Caracas del 25 al 28 de julio.

“El Foro de Sao Paulo es una clara y fehaciente muestra de que estamos más unidos que nunca desde el punto de vista moral, espiritual y político”, publicó Nicolás Maduro en su cuenta de Twitter y calificó de “exitosa” la XXV edición del foro de partidos y grupos de izquierda latinoamericanos. El evento terminó este domingo en Caracas. Según el oficialista, participaron más de 700 líderes y dirigentes “de los cinco continentes”.

Pero esta vez Morales, aliado histórico de Venezuela, decidió seguir los consejos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien le sugirió que se alejara del foro izquierdista. Entonces envió una delegación encabezada por la secretaria de Relaciones Internacionales del Movimiento al Socialismo, Juanita Ancieta. “Bolivia no envió como Estado una delegación oficial al Foro”, reconoció el canciller Diego Pary.

Lejos de sus declaraciones antimperialistas, pareciera que Morales, que asistió a la investidura de Bolsonaro y lo llamó hermano en su cuenta de Twitter, podría cambiar de bando, ahora que Brasil es su “socio estratégico”.

Aliados históricos

Cuando la mayoría de los países en el continente rechazaron las elecciones presidenciales en Venezuela, las cuales se hicieron en mayo de 2018, un puñado de aliados de Caracas en la región enviaron calurosas felicitaciones.

El presidente de Bolivia envió un mensaje de felicitaciones al día siguiente de conocerse el resultado. Morales se hizo eco de la frecuente retórica antiestadounidense utilizada por su homólogo Maduro, a quien llamó “hermano” en Twitter.

El 23 de enero de este año, Morales nuevamente expresó su apoyo a Maduro, debido a la decisión del jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, de juramentarse como presidente interino.

“Nunca más vamos a ser patio trasero de Estados Unidos”, escribió entonces el mandatario boliviano en un breve mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

En febrero, el presidente de Bolivia viajó de sorpresa a Venezuela en una nueva expresión de respaldo a Maduro. Ambos se reunieron y abordaron la crisis política en la que se encuentra sumido el país.

“Nos reunimos con el hermano presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y le expresamos todo nuestro apoyo ante el golpismo intervencionista del imperio que pretende adueñarse del patrimonio venezolano, violando el derecho internacional. Bolivia apoya el diálogo para evitar enfrentamientos”, dijo Morales en Twitter.

Sin embargo, la ausencia de Morales en el Foro de Sao Paulo podría significar un quiebre en la estrecha “hermandad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here