Los nuevos requisitos que están pidiendo para renovar el pasaporte

Una verdadera odisea se ha convertido renovar el pasaporte en Venezuela. Los usuarios deben cancelar altas cifras en dólares para optar al preciado documento.

Desde hace tres años cuando la crisis del pasaporte se agudizó, el Gobierno de Venezuela se escudó en la frase «no hay material» para justificar su nefasta gestión con el trámite de identificación de los venezolanos.

La crisis que colapsa al país también llegó al Saime (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería) y los funcionarios corruptos con cargos importantes se aprovechan de la situación para pedir a los desesperados hasta 1.000 dólares por renovar el pasaporte, a cambio de entregarlo en sus manos en tres días.

“Imprimir un pasaporte nuevo cuesta más dinero de lo que se cobra. Yo creo que al Gobierno no le interesa resolver la situación de la corrupción porque aquí dentro todos saben quienes son los que tienen la mafia”, comentó una fuente del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), según reseña un trabajo publicado en el portal web ACB.

“Imprimir un pasaporte nuevo cuesta más dinero de lo que se cobra. Yo creo que al Gobierno no le interesa resolver la situación de la corrupción porque aquí dentro todos saben quienes son los que tienen la mafia”, comentó una fuente del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), según reseña un trabajo publicado en el portal web ACB.

Según Juan Carlos Dugarte, exdirector del Servicio Administrativo, el 75% de las personas que solicitan el pasaporte no salen del país.

El director del Saime dijo que la demanda es muy alta y no coincide en la misma proporción con la cantidad de personas que viajan.

La única forma que el Saime pueda renovar el pasaporte es que el anterior no tenga páginas disponibles para el sellado o que se encuentre en un estado deplorable.

Jaime Santana, 68 años, se iba a vivir a Panamá en el mes de marzo, pero su pasaporte se mantenía en el sistema en “proceso de impresión”. Tenía año y medio esperando su documento y para cuando llegó la fecha del viaje aún no lo tenía.

“Me dieron un contacto de una persona que sacaba el pasaporte exprés, lo llamé y me pidió 2.000 dólares por el de mi esposa y el mío. Tuve que pagarlos porque sino iba a perder los boletos aéreos”, manifestó Santana.

Leer más en EPMundo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here